Spa y Relajación – Masaje deportivo

Es una técnica de masaje que opera las lesiones propias de cada deportista, así como la preparación para antes de la actividad física o para después de entrenar al recuperar la musculatura y no sólo por la práctica del mismo, sino también por otras actividades cotidianas que causan una tensión excesiva o por lesiones que surgen a raíz de caídas u accidentes.

El masaje deportivo tiene como objetivo:

  • Optimizar el rendimiento muscular.
  • Prevenir lesiones.
  • Encontrar lesiones.
  • Apoyo en el tratamiento de lesiones.
  • Lucha contra la fatiga.
  • Aumentar la capacidad de trabajo.

Etapas del masaje

Para llevar a cabo una rutina de masajes deportivos, el individuo debe someterse a varias sesiones divididas de la siguiente forma:

  • Pre-competitivo: antes de la competición se debe realizar una primera sesión de masaje deportivo, concretamente entre unas cinco y veinticuatro horas antes de la actividad o un duro entrenamiento. En este momento el masaje servirá para aumentar la circulación sanguínea, temperatura y la elasticidad muscular. Se debe aplicar usando una combinación de glicerina con alcohol para aumentar la temperatura de los músculos más rápidamente. También ha de hacerse de forma profunda y fuerte mediante movimientos de fricción. La duración de esta sesión debe depender del tiempo que se tome para cada grupo muscular. Este debe ser de entre cinco y siete minutos en cada uno de ellos.
  • Post-competitivo: esta fase del masaje muscular se debe aplicar entre los cuarenta y cinco minutos después del fin de la actividad y cinco horas como máximo. En esta ocasión, con este masaje se facilita la desaparición de las contracturas y toxinas provocadas por el sobre entrenamiento deportivo. Del mismo modo mejoraremos el aporte sanguíneo a los músculos trabajados. Para llevarlo a cabo deberemos utilizar jabón para limpiar previamente el sudor. Más tarde, usar movimientos de sacudidas, vibraciones y percusiones en las zonas implicadas para relajar los músculos. Esto nos llevará un total de diez minutos.
  • Mantenimiento: para todo deportista que pueda permitírselo o el de alta competición, el cual siempre tendrá en su equipo varios especialistas en la materia, debe aprovecharse de varias sesiones de mantenimiento durante la temporada. Este masaje deportivo de mantenimiento deberá aplicarse con un objetivo claro, diagnosticar posibles contracturas que ocasionen, a la larga, lesiones irreparables. Se debe llevar a cabo, como modo más razonable y recomendable, cada dos semanas. Como finalidad también tendremos la eliminación de la fatiga muscular y el mantenimiento de un buen grado o nivel de elasticidad. Para aplicarlo se debe utilizar aceites y cremas mediante amasamientos, vaciados y roces en las zonas más delicadas y que más trabajo tienen durante la semana.

TAMBIEN TE PODRÍA INTERESAR: